25 jul. 2010

Parques

Los parques infantiles, como su propio nombre indica, son espacios preparados para que los más pequeños lo pasen bien. Esa es la razón por la que hay columpios, árboles, zonas de juego, bancos, minirocódromos, arena, hoyos, etc.


En paralelo, los parques infantiles se utilizan para otras actividades, que pueden perfectamente realizarse en ellos si se tiene en cuenta cual es su uso principal: comer pipas, merendar, pasear perros, fumar, hacer botellón, hacer el gamba, hacer el imbécil, etc. El problema es que los que utilizan los parques para todo esto (y más) casi nunca se acuerdan de los pequeños.


Yo lo tengo grabado a fuego en mi cabeza: en el parque de mi barrio casi no se podía jugar porque estaba lleno de yonkis, con sus porros, sus jeringas, su basura y su puñetera manía de pedirle las pelas hasta a sus hermanos.


Por eso, me sienta realmente mal llegar con mis peques a un parque y encontrármelo lleno de cáscaras de pipas, de colillas, de restos de un botellón de la noche anterior o, lo que es peor, de árboles rotos y columpios destrozados.


Y como sé por experiencia que las personas, en lo que se refiere a urbanidad, no aprenden ni a palos... EJECUTOR dáte una vuelta por los parques del mundo y, a todos aquellos que los maltraten, recuérdales dolorosamente que ese no es el camino.


¡Salud y rocanrol!

No hay comentarios: