18 feb. 2009

Dedo por dedo

Comentaba hoy con un amigo porqué los cargos públicos siguen mangoneando y hemos llegado a la conclusión de que el beneficio que pueden obtener comparado con el castigo que pueden recibir no es comparable ni de lejos.


Pongamos que un joven político es elegido por una comunidad de ciudadanos para que dirija el rumbo de su localidad y que con el tiempo se descubre que este joven ha estado metiendo la mano en la caja. Si tiene algo de dignidad, dimitirá sin contemplaciones, pero no es probable. Si le juzgan y le condenan seriamente, saldrá al poco tiempo del trullo y se habrá encargado de dejar los suficientes contactos fuera como para poder volver a tener trabajo. Si le multan o le inhabilitan durante una temporada, lo mismo, se reirá del castigo por las esquinas mientras se pule lo que se ha llevado sin que nadie se entere.


Sin embargo, supongamos que cuando pillan a este joven con las manos en la masa, le cortan un dedo y le obligan a no dimitir con la advertencia de que si le vuelven a pillar el corte subirá hasta la muñeca. Conseguiremos de una sola tacada que se lo piense antes de robar y que mejore su gestión. Lo primero por que habrá comprobado en sus carne el peso de la ley y no querrá volver a sentirlo. Y lo segundo porque querrá ser reelegido pues, llevando la marca de ladrón-hijodeputa consigo a todas partes es probable que no tenga más remedio que intentar mantener como sea su puesto de trabajo.


Cruel? Sí. Excesivo? También. Pero como decía aquel, a veces es mejor tener cara de cabrón que de gilipollas.


EJECUTOR sal a calentar, que vas a tener trabajo. Salud y rocanrol

7 feb. 2009

Misión imposible

El tiempo pasa y EJECUTOR sin poner orden. Y va Tom Cruise y afirma "Me encanta Brasil, soy un amante de esta tierra. Lo mejor es el tango". Ja¡



Y claro, EJECUTOR se mosquea y se ve obligado a darle un recadito.



Creo que desde Risky Business este tío no me ha vuelto a caer bien.


Salud y rocanrol