2 abr. 2011

La caña de España

Lo reconozco. Llevo casi tres años enganchado. No puedo vivir sin mi dosis semanal. ¡Y me alegro!


Un día, alguien me dijo 'No tienes huevos a correr una San Silvestre'. Y, efectivamente, no los tuve. Y así un año, y otro año. Y al tercero, me puse el traje de machito español y dije '¿Que no?'. Me compré unas zapatillas y unas mallas en el Decathlon y hasta hoy: enganchado a correr como los jonkies de mi barrio.


En unas 18 horas voy a correr mi primer medio maratón. Bueno, a intentarlo... porque nunca he corrido tanta distancia. He hecho diez o doce carreras de 10 kms en las cuales he disfrutado como un chiquillo con un bote de nocilla.


El caso es que lo tengo ya todo preparado: la camiseta, las mallas, la vaselina, los calcetines, los gayumbos, las uñas de los pies cortadas, el dorsal y el cinturón... Y como siempre, me faltan los imperdibles para el dorsal. Pero si son impredibles, ¿porqué nunca los encuentro cuando los necesito? ¿Quién los llamó así? Todas la carreras, lo mismo.


EJECUTOR dame fuerzas, ánimo y paciencia. La voy a naecesitar.


Salud y rocanrol.

No hay comentarios: